Espacio de conciliación y urgencia familiar (Primera infancia)

El proyecto de Primera Infancia integra un conjunto de iniciativas dirigidas a apoyar a las familias en situación de exclusión social en el desarrollo de la crianza de sus hijos e hijas de entre 0 a 6 años, a través de tres áreas de intervención:

– Psicosocial: fortaleciendo y/o reparando el “vínculo temprano” que establecen todos los niños y niñas con sus cuidadores primarios mediante sesiones mamás/papá-bebés, procesos de participación y empoderamiento en la parentalidad.

– Económica y material: apoyando a las familias con dificultades económicas en la cobertura de necesidades básicas de los bebes.

– Educativa: diseñando programas de atención extraescolar y generando espacios seguros de atención y estimulación precoz para los niños y niñas de 0 a 3 años en horarios extra-escolares y/o hasta que éstos y éstas pueden acceder al primer ciclo de educación infantil.

“Las familias atendidas cumplen el requisito de estar en un proceso de cambio familiar, aprendiendo el idioma, trabajando o buscando empleo”

Proyecto preventivo de carácter comunitario

Se trata, en definitiva, de un proyecto de carácter comunitario y eminentemente preventivo en la medida que procura una intervención integral en la primera fase del desarrollo infantil, que es decisiva para el futuro de la persona, ofreciendo soportes a las familias con bebés en contextos de vulnerabilidad social.

“Para mí es muy satisfactorio porque si no existiera este tipo de recursos, las familias entrarían en una dinámica complicada que se prolongaría más años”

La necesidad de cuidar la infancia

La primera infancia es un periodo especialmente delicado en el desarrollo infantil, de ahí la importancia de este proyecto. Existe una amplia gama de factores socioeconómicos que pueden ejercer una considerable influencia negativa en el desarrollo psicológico del niño y en sus oportunidades de éxito futuras.

Entre ellos se incluyen: la pobreza; la pertenencia a clases sociales desfavorecidas; el bajo nivel de instrucción y el analfabetismo funcional de los padres.

Si bien situaciones tales como la escasez de ingresos o la pertenencia a minorías, no son en sí mismos factores negativos determinantes, la combinación de ambos sí puede acarrear graves consecuencias para el desarrollo infantil.

Hazlos visibles: